Hacernos con una nueva vivienda es una tarea que nos lleva más tiempo de lo que pensamos.


Es cierto que cada persona o familia tendrá unos puntos claves y necesidades específicas a cubrir. Por ello, si por ejemplo, buscas comprar una vivienda en la capital Andaluza, te recomendamos que acudas a una inmobiliaria en Sevilla donde te ayuden y aconsejen para encontrar tu casa ideal.

Pero, ¿Qué tenemos que tener en cuenta a la hora de elegir nuestra nueva vivienda?

1.   Localización

La localización de la vivienda suele ser la primera y más difícil de decidir. ¿Dónde quiero vivir? Aquí entran en controversia dudas como si preferimos vivir cerca del trabajo o más alejados, o si este se encuentra en núcleo urbano y nosotros preferimos la tranquilidad de las afueras.


En el caso de tener hijos, la localización de la vivienda y del colegio también será factores que implican una decisión u otra.

Por otro lado, podemos hacernos preguntas como: ¿Qué comercios tengo cerca? ¿Dispongo de centros de salud? El poder encontrar supermercados y médicos cercanos nos mejora la calidad de vida.

2.   Precio

El presupuesto con el que contamos es un factor clave a la hora de comprar una casa. Preguntarnos ¿Cuánta inversión inicial necesito? o ¿Tengo dinero ahorrado para afrontar problemas de última hora? suelen ser las más frecuentes y necesarias.

También es importante la hipoteca a la que podemos acceder. No siempre nos van a ofrecer el préstamo que necesitamos para esta nueva inversión.

3.   Comunidad

El siguiente paso es la comunidad ¿Con qué prestaciones contamos?

Con la subida de número de coches por vivienda y familia, poder disponer de parking suele ser un factor clave si queremos una casa en zona céntrica.

Tras la pandemia, ha cambiado el estilo de vida y las necesidades principales al buscar una casa. Contar con terrazas, patios y zonas verdes cercanas suelen ser peticiones muy usuales.
La búsqueda de inmuebles que dispongan de ascensor si se trata de edificios altos es imprescindible. Además la búsqueda de instalaciones más específicas como gimnasios propios está a la orden del día.

Por otro lado nos quedarían los gastos de la comunidad como agua y luz que aumentarían el presupuesto del que disponemos.

4.   Tipo de vivienda

Una vez decidido los puntos anteriores, debemos pensar qué tipo de vivienda queremos. Aquí nos encontramos con una gran  variedad de  de opciones desde pisos pequeños y acogedores, a grandes estancias, chalets, casas adosadas, dúplex.. etc.

Esta elección viene precedida por el número de personas que residirán. Si viviremos solos/as, con nuestra pareja o somos una familia con hijos/as.

Recomendamos una visión de futuro y saber qué uso le daremos a nuestra vivienda así como a las diferentes habitaciones con las que queremos contar.

5.   Espacios

Empecemos por la distribución, si queremos algo muy específico o nos adaptamos con mayor facilidad.

Aunque seamos del segundo grupo, sí que deberíamos saber el número de habitaciones que necesitamos, o qué instancias deben ser imprescindibles.

Otro punto clave es el estado de la vivienda. Si queremos una vivienda completamente nueva o un inmueble para reformarla a nuestro gusto. Además si se trata de una vivienda de segunda mano, informarnos del motivo de su venta, de las instalaciones, fallos eléctricos si los tuviese, etc.

Por último debemos tener en cuenta si queremos una entrada inmediata o si disponemos de tiempo para su remodelación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.