Con la llegada de la primavera comienza la llegada de mosquitos y la necesidad de controlar las plagas de insectos.

Durante el invierno los mosquitos se encuentran en un estado parecido a la hibernación, pero con las altas temperaturas, estos comienzan de nuevo su alimentación.

Los mosquitos se alimentan de sangre ya sea humana como animal. Su forma de alimentarse los hace grandes portadores de enfermedades.

Si queremos ahuyentar a estos insectos y usar productos que sean respetables con el medio ambiente, como son los productos ecológicos, te contamos 5 repelentes naturales.

1.    CÍTRICOS Y CLAVO

Esta medida casera es muy fácil de hacer ya que cuenta con elementos que casi siempre tenemos en casa.
Consiste en coger un limón o naranja, es decir una fruta cítrica, y pinchar clavos de olor.
El olor a cítrico repele a los mosquitos por lo que no se acercarán. Además aporta un olor muy primaveral a nuestras habitaciones. Por lo que nos sirve también de ambientador casero.

2.    VINAGRE

El olor a vinagre será nuestro gran aliado. Si es cierto que no es un olor muy agradable para los humanos.
Debemos diluir medio vaso de agua con un cuarto de vinagre blanco o de manzana. Esta mezcla podemos colocarla en zonas de paso como ventanas y puertas.

3.    LA ALBAHACA

Si lo que queremos es ahorrar y tener un producto que nos sirva tanto para repeler como para cocinar, tenemos la albahaca. Esta planta podemos tenerla en la terraza o dentro de nuestra casa, distribuida en macetas por las habitaciones.

Otra planta que suele funcionar para ahuyentar a estos insectos es la manzanilla. Con ambas plantas podemos hacer pulverizadores naturales.

Con la manzanilla podemos mezclar 250 gramos de flores y agua. Esta mezcla la barnizamos sobre nuestra piel cada dos horas aproximadamente.

El spray de albahaca será tan fácil como poner a hervir medio litro de agua y añadir 2-3 cucharadas de albahaca seca. Debemos dejarla reposar durante 4 horas y más tarde colar la albahaca seca. ESte líquido lo vertemos en un pulverizador y rociaremos por las habitaciones de nuestra casa.

4.    ACEITES ESENCIALES

A la hora de hacer un pulverizador casero, podemos usar aceites esenciales.

Por un lado tenemos el aceite esencial de limón. Mezclaremos unas 40  gotas aproximadamente, y las diluimos en 200ml de agua. La forma más fácil de aplicarlo sería vertiéndose en un recipiente con aerosol y poder pulverizar tanto en superficies como en nuestra propia piel, ya que al ser aceite esencial no es nocivo para nuestra salud.

Si preferimos un olor menos cítrico podemos usar el aceite de eucalipto. El procedimiento sería el mismo que el del aceite de limón.

5.    DIENTES DE AJO

Por último podemos implementar dientes de ajo. Aunque sea un olor que muchas veces molesta a los humanos, es un fantástico repelente.
Su aplicación consiste en hacernos un pulverizador con agua de ajo. Debemos cortar unos ajos y ponerlos en un recipiente con agua. Dejaremos reposar durante unas horas. A continuación, con un aerosol, pulverizamos cortinas, puertas, ventanas y todos aquellos lugares que creamos que pueden ser paso para insectos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.