La compra de un nuevo hogar es una de las decisiones más importantes que tomamos en nuestra vida, ya que tendrá una gran influencia en todos los aspectos de ella y durante mucho tiempo.

Por este motivo y por la magnitud de la inversión, hay que hacerlo siempre contando con toda la información y con la certeza de que todo está en orden para así evitarnos sorpresas en el futuro.

Si tienes pensado comprar una vivienda de segunda mano, o bien ya estás en trámites de hacerlo, a continuación, vamos a repasar algunos de los principales puntos a tener en cuenta para tomar esta decisión de forma segura.

Comprueba el estado de la fontanería

Si no es el adecuado, como indican en esta empresa de desatascos en Huelva, puede ser uno de los primeros dolores de cabeza al entrar a vivir en la vivienda. Abre los grifos de los baños y de la cocina para probar la presión y detectar posibles depósitos en las tuberías.

Por otro lado, si detectas malos olores, es posible que pueda deberse al sifón del inodoro vacío o a un atasco en alguna tubería.

Revisa la instalación eléctrica

Comprueba que el cuadro de luz no sea antiguo y si hay contadores individualizados. Según el estado de la instalación eléctrica, en muchas ocasiones se recomienda renovarla al comprar una vivienda de segunda mano, adaptando también el cuadro y el cableado.

Asimismo, solicita el certificado de eficiencia energética y trata de contar con una estimación del consumo mensual.

Observa la presencia de humedades

Como ya sabes, las más visibles son las que se encuentran en paredes y techos. Si hay mobiliario en la casa, sería interesante comprobar el estado de los muros que hay tras ellos, por si pudieran existir humedades ocultas.

Fíjate también si hay azulejos abombados o parte del suelo levemente levantada. Podría ser una señar de que hay humedades debajo.

Conoce la ubicación de las estructuras generales

Es importante saber dónde están situados los muros de cargas y los bajantes de la vivienda, ya que de su ubicación dependerá la posibilidad de hacer cambios de distribución dentro de ella.

Consulta la antigüedad de la vivienda

En el catastro puedes consultar la fecha en la que fue construida la vivienda. Este dato te ayudará a hacerte una idea de la antigüedad de los materiales y de los sistemas de construcción que se emplearon en su momento.

Ten en cuenta la ubicación

Infórmate sobre el vecindario, su seguridad y los diferentes servicios de los que podrías disponer en las cercanías: centros sanitarios, supermercados, tiendas, colegios, conexiones de transporte, etc.

Fíjate en la orientación de la vivienda

Ten en cuenta que, si está orientada hacia el sur, durante el verano le dará el sol durante las horas del mediodía y si lo está hacia el oeste, la fachada estará expuesta directamente al sol entre las 16.00 y las 18.00 horas de la tarde, también muy calurosas.

Lo ideal es que disponga de ventanas en fachadas opuestas, lo que dotará a la vivienda de ventilación cruzada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.