Su andadura comenzó en los años 70, pero no es hasta ahora cuando las grandes empresas están apostando fuerte por las etiquetas IML.

Una etiqueta IML trata de fusionar una etiqueta con una pieza de plástico.De esta manera la etiqueta se convierte en una parte del producto.

Esto se consigue manteniendo la posición de la etiqueta mediante vacío para luego inyectar el material fundido en el molde.Una vez frío,tenemos un producto 100% acabado y con todas las ventajas.

Decorar mediante IML tiene muchas ventajas entre las que cabe destacar:

Mejor optimización

El proceso con el que se crea el producto final mediante la técnica IML supone un gran avance en cuanto a tiempo,mano de obra y algo muy importante, a la hora de minimizar la producción de desechos.

Cuando el proceso termina tenemos un producto acabado que no necesita pasar por ningún otro proceso.

Aporta gran versatilidad

Las etiquetas pueden adaptarse a cualquier formato e imprimirse en varios tipos de material. Algo que facilita la decoración de un producto. Es común ver este tipo de etiquetado en botellas, contenedores,vasos o tapones.

Mejor imagen

La tecnología IML otorga una resolución mucho mayor que la que se consiguiera con técnicas como la serigrafía difrecta.Se integra perfectamente con la pieza,sin rebordes ni señales de unión.

Reutilización

Otra de las grandes ventajas de usar este tipo de etiquetas es que el envase o producto y la etiqueta estan fabricados con el mismo amtierial.Es decir,.tenemos un envase reciclable,también tendremos una etiqueta reciclaje.Algo que no olvidemos,es vital para nuestro planeta y nuestro futuro en la tierra.

Mayor duración

Otra de las grandes ventajas es que con este tipo de técnica las etiquetas no se pierden,no se desgastan ni se ven dañadas por condiciones climatológicas adversas.

Resiste altas temperaturas así como otros procesos industriales como el lavado.

Sin duda una gran ventaja tanto para la empresa como para el consumidor final.

Mayor seguridad

Las tintas que usamos están encapsuladas, esto quiere decir que no habrá riesgo de que la tinta se despecha y llegue a las manos y bocas de los consumidores.

Algo importante sobre todo en caso de contacto con niños pequeños. Estas tintas si no están encapsuladas y son ingeridas pueden ser tóxicas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.