l coche sigue siendo el medio de transporte preferido por los españoles para realizar sus viajes. La libertad de movimiento y el hecho de no depender de horarios de salidas y llegadas son las principales razones por las que sigue por delante del resto de opciones, especialmente para viajar dentro del país.

Sin embargo, es necesario tener en cuenta una serie de factores para disfrutar plenamente la experiencia y que el viaje no se convierta en un dolor de cabeza.

PLANIFICA LA RUTA

Puede que quieras seguir la ruta más rápida a tu destino o bien optar por una que te permita disfrutar del paisaje haciendo paradas. En cualquier caso, es importante planificar el trayecto y no dejar nada a la improvisación para evitar imprevistos.

A este respecto, informarte sobre el estado de las carreteras y sobre posibles tramos en obras puede hacerte ganar tiempo y esquivar atascos y retenciones.

La noche antes, intenta dormir las horas suficientes. La capacidad de mantener la concentración y el tiempo de reacción al volante se encuentran estrechamente ligados con el estado de descanso.

PON TU COCHE A PUNTO

Una avería durante el viaje puede arruinar la experiencia y convertir unos días de relax y desconexión en un quebradero de cabeza con la imagen imborrable de ver a la grúa llevándose el coche.

Para evitar que esto ocurra, siempre es recomendable pasar previamente por el taller para realizar una revisión en la que se compruebe el estado del motor, batería, filtros, líquidos, frenos y amortiguadores, como nos recuerdan desde este taller especialista en escapes en Sevilla.

Recuerda revisar también el nivel de presión de los neumáticos, antes y después del trayecto. Mantener el nivel recomendado por el fabricante es clave para garantizar la seguridad y optimizar el consumo de combustible.

HAZ DESCANSOS

En desplazamientos largos, es fundamental hacer descansos cada dos horas. Puedes aprovechar para tomar un café o tentempié en un área de servicio o bien para dar un paseo y visitar algún pueblo que se encuentre en tu ruta.

Estirar las piernas y descansar te permitirá reanudar el viaje con la mente más fresca y las pilas cargadas para seguir conduciendo con la concentración necesaria y de forma segura.

LLEVA ROPA CÓMODA

Cuando se trata de estar al volante durante varias horas, la comodidad es la prioridad máxima. Lleva ropa cómoda y ligera que te permita realizar movimientos ágiles.

Evita también abrigarte más de lo necesario puesto que, además de ralentizar tus movimientos, un exceso de temperatura puede provocar somnolencia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.