Decoración rústica, un estilo que no pasa de moda

0

La decoración rústica está ganando cada vez más seguidores.

Ya nadie piensa que sea un estilo exclusivo para casas de campo o viviendas rurales. Y es que, es lógico llegar a este pensamiento. La mezcla de la madera con la piedra y la calidez de los muebles, hacen que sea un lugar perfecto para regresar y desconectar de la ciudad.

Para conseguir un estilo rústico en tu casa, ya no existen reglas.

Puedes personalizar tus muebles viejos, dándole una segunda vida, utilizando texturas y colores más actuales. Si vives en una zona de playa, puedes optar a incluir elementos ibicencos o mediterráneos para crear un ambiente más personal.

En mi ultima escapada por las playas de Alicante puede comprobarlo. Muchas de las viviendas que podemos encontrar en la isla de Tabarca, en Santa Pola, siguen este patrón rústico-mediterráneo, un hecho que no solo caracteriza la construcción de la zona, sino que también han sabido establecer como estilo único, muy perseguido por decoradores e interioristas.

Si lo prefieres, también puedes optar a comprar los muebles rústicos que tanto te gustan a través de tiendas especializadas. Algunas marcas como Banak Importa o Maison du Monde disponen de una gran selección de muebles rústicos con toques modernos. Expertos en reformas y decoración sabrán dar el toque final al espacio para combinar todos los elementos.

Sin embargo, independientemente de la decisión que tomes, no te olvides de seguir estas pautas para crear un ambiente rústico en la decoración del hogar.

Claves de la decoración rústica

#1. Materiales y elementos arquitectónicos

Las vigas de madera, las paredes de piedra, los arcos y bóvedas son el lienzo perfecto para colocar muebles y accesorios rústicos. La luz natural le dará un plus a esta tendencia. Asegúrate de sacar el mejor provecho de ella a través de ventanas o terrazas.

Para zonas como el baño o la cocina, usa revestimientos de piedra, pinturas ecológicas y baldosas rectangulares tipo ladrillo en tonos claros.

Restaura la vieja chimenea o construye una, crearás un espacio acogedor y perfecto para relajarte. Además, será un lugar de peregrinaje en invierno.

#2. Muebles y decoración

Los muebles rústicos tienen un denominador común: la madera. Da igual el color o el origen del material, lo importante es que esté muy presente en la decoración.

Mezclar madera con piedra o metal le dará el toque perfecto. No tengas miedo a hacer combinaciones que a priori pueden parecer “raras”, recuerda, ¡no hay nada escrito!

Apostar por decorar con flores frescas puede ser una muy buena opción. Un arreglo floral sencillo demostrará tu buen gusto. Si prefieres plantas artificiales, asegúrate que se vean lo más reales posible.

Da pequeños toques con objetos de mimbre, ramas, varas, percheros de madera, cerámicas o cuadros con escenas bucólicas.

Ayúdate de alfombras, sábanas, mantas y cojines de distintas texturas para crear un ambiente cálido y confortable. Las telas que mejor encajan en este estilo son el lino, la lana y el algodón.

#3. Reutiliza

Da otra oportunidad a piezas antiguas. Una vieja puerta puede ser un precioso cabecero o una mesa antigua una práctica consola para la entrada.

A la hora de decorar la cocina, no tengas miedo a los viejos muebles, lija la madera y píntala con pintura especial. Cambia la vieja encimera por una de piedra natural, instala un fregadero de porcelana y no dudes en tener menaje a la vista.

¿Te han parecido útiles estos consejos? Recuerda que lo más importante es crear un espacio que sea funcional y en el que te sientas cómodo.

Share.

About Author

Leave A Reply