El final del mes de septiembre es sinónimo, en muchas vidas, de cambios. Regresamos a nuestros hábitos de vida habituales tras las vacaciones, modificamos nuestro vestuario con ropas de más abrigo y, también, alteramos la estética de nuestro hogar en busca de ambientes más acogedores para el otoño, una época donde las lluvias y el frío harán acto de presencia.

En este proceso de transformación juegan un papel fundamental las alfombras, unos elementos textiles imprescindibles para la decoración y, sobre todo, para el abrigo de nuestras viviendas, por eso, son bastantes las personas que al llegar estas fechas las sacan de armarios y trasteros para colocarlas en sus salones, pasillos y dormitorios, pero, por desgracia, no son tantos los que conocen las ventajas de limpiar las alfombras de manera profesional antes de colocarlas sobre el suelo. ¿Tú también las desconoces?

Lo primero que hay que tener en cuenta es que no es difícil encontrar una empresa especializada en limpieza de alfombras, pues a lo largo de España hay repartidas muchas. Por ejemplo, Alfombras Baldomero, en la provincia de Sevilla, se encarga de recoger en los domicilios de sus clientes las alfombras para lavarlas y almacenarlas en sus dependencias hasta los meses de otoño ¡Así de sencillo! Lo mejor es que prestan sus servicios en toda la península.

Ventajas de limpiar las alfombras profesionalmente

A continuación vamos a repasar los beneficios que podemos disfrutar si contratamos los servicios de una empresa de limpieza profesional de alfombras

Recuperación del color

Las alfombras están confeccionadas por multitud de tramas e hilaturas, por ello, al entrar el polvo y la suciedad microscópica dentro de ellos, su colorido original se va a apagando y matizando. Con una limpieza a fondo, las manchas y el polvo desaparece, sacando a la luz los colores originales. ¡Tu alfombra lucirá como nueva!

Elimina suciedad y ácaros

Una alfombra, por lo general, está bastantes meses dispuesta en una habitación donde es pisada por personas y mascotas, acumulan poco a poco pequeñas partículas (o grandes) provenientes de restos de comidas, plantas o del propio ambiente. Para las personas alérgicas, una alfombra puede ser un foco de problemas por todos estos motivos. En este caso, lo mejor es hacer esta limpieza de una a dos veces cada año.

Mayor higiene

Muchas empresas del sector, con la llegada de la pandemia de la COVID-19 han mejorado sus métodos de limpieza de alfombras introduciendo en ellos productos desinfectantes como el ozono o el oxígeno activo, que son capaces de eliminar microrganismos como bacterias y hongos que pueden crear problemas de salud o, incluso, otras fuentes contaminantes del aire como pequeños insectos, larvas, huevos, excrementos…

Hasta aquí, las principales ventajas de mantener las alfombras en perfecto estado, aunque hay otros beneficios como el hecho de que perder de vista las alfombras durante una temporada puede venir bien para realizar labores de reforma o redecoración de espacios (sobre todo en viviendas de pequeño tamaño).

No queremos finalizar este artículo sin hacer hincapié en la necesidad de llevar a cabo un mantenimiento rutinario de las alfombras, no solo por cuestiones estéticas, sino porque ayudará a tener un ambiente más higiénico y salubre en nuestro hogar. Aspirarlas entre una y tres veces a la semana, quitar las manchas de líquidos lo antes posible y barrerlas habitualmente son prácticas más que recomendables.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.