Tras el confinamiento se ha hablado mucho sobre qué es el síndrome de la cabaña y cómo afrontarlo. Expertos en desarrollo personal como la coach que presenta la Web de Esencialízate han trabajado con muchas personas que lo padecen y nos ofrecen pautas para afrontarlo y poder seguir con nuestro día a día.

Para empezar, para quienes todavía no saben de qué se está hablando, se conoce como síndrome de la cabaña como el miedo a salir de un ambiente seguro y protegido. En este caso, salir del hogar tras el confinamiento. Durante el confinamiento se nos dijo que dentro de nuestros hogares estaríamos seguros y protegidos del COVID y una vez que la nueva normalidad ha vuelto a nuestras vidas y se hace obligatorio salir, muchas personas han comenzado a sentir miedo.

Este miedo ha podido desembocar en estados de nerviosismo continuo y hasta en crisis de ansiedad. En los casos más graves, hay quienes precisan de tratamiento psicológico para poder salir de sus casas ya que el miedo los paraliza y los obliga a seguir recluidos.

¿Cómo afrontar el síndrome de la cabaña?

Lo primero que tenemos que saber es que es normal sentir ese miedo a salir al exterior ya que se basa en nuestro instinto de supervivencia. Pero que es necesario superarlo porque tenemos que seguir con nuestra vida y no hay una alternativa a ello.

Lo primero que recomiendan los expertos es realizar salidas de forma gradual. Si tenemos que ir a trabajar, nuestras primeras salidas serán para ir al trabajo exclusivamente. Que otra persona se encargue de la compra o hacer esta online. Poco a poco, podemos comenzar a hacer recados y, cuando nos sintamos preparados, podemos comenzar a quedar con otras personas.

Lo segundo es seguir escrupulosamente las medidas de seguridad. Sabemos que las mascarillas quirúrgicas protegen a los demás y que las FPP2 y similares nos protegen también a nosotros. Pues para estar más tranquilos, usemos una mascarilla que sabemos que nos va a proteger.

Por último, evitar todos los lugares concurridos o donde haya más peligro y no ceder a las presiones de amigos o de familia. Si no nos sentimos todavía seguros para ir a un bar o a la playa, no son sitios a los que resulte imprescindible acudir en estos momentos.

Si el miedo te paraliza y no te permite hacer tu vida normal, entonces acude a un especialista para que te ayude a entender qué es el síndrome de la cabaña y cómo afrontarlo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.