La ropa de hogar es mucho más importante de lo que parece. No solo es práctica y necesaria, también supone un importante elemento en la imagen decorativa de una casa. Por eso, algunas personas confían en un decorador a la hora de adquirir aquella ropa de hogar más visible y que más influye en la decoración para garantizarse un resultado profesional. ¿Os plantearíais invertir dinero en un profesional para hacerlo?

Hoy quiero hablar de las ventajas de ambas maneras de decorar una casa, con o sin ayuda, para facilitar la toma de decisiones. Por supuesto esto no es una colaboración con ningún profesional pero creo que a veces invertimos dinero en otros temas más banales que disponer de un hogar bonito. ¿No creéis?

Ventajas de contar con un profesional de la decoración

Las ventajas de contar con un asesor de este tipo es que no hay que preocuparse absolutamente por nada ya que esa persona se encargará de elegir la paleta de colores de  toda la casa, asegurándose de que todo combine y quede perfecto. Además, se ceñirá a un presupuesto previo y no podrá sobrepasarlo.

Dado que como el cliente paga tiene la última palabra, el asesor puede presentar sus sugerencias, pero estas deben de ser aprobadas antes de la compra. Por tanto, no hay riesgo de encontrarse con un hogar perfectamente combinado pero que no exprese la personalidad de quienes viven en su interior.

Comprar la ropa de hogar de forma independiente

Yo que llevo años intentando decorar bonita mi casa sé la complicación de hacerlo tú misma. Hay que tener visión en conjunto, que no te «duela gastar dinero en tela» (suele ser un elemento bastante caro) y tener gusto.

La mayoría de los hogares no combinan en conjunto, sino que cada habitación puede tener un ambiente diferente. Se respetan así los gustos de las diferentes personas que viven en la casa dando libertad para que cada dormitorio tenga su estilo. 

Esto simplifica mucho las cosas, ya que solo hay que combinar los elementos de una única habitación. Tan solo habrá que elegir un tono principal y dos o tres secundarios que son los que van a protagonizar todos los textiles de hogar de ese cuarto.

Se pueden aprovechar así ofertas online fantásticas con las que ahorrar un montón de dinero. Por ejemplo, si una colcha nos encanta y está de oferta, es posible comprar el resto de elementos combinados con ella, sin necesidad de buscar algo previamente establecido.

El comprar de manera independiente la ropa de hogar también permite hacerlo poco a poco, comenzando por una habitación y avanzando según la economía familiar lo permita, sin tener que invertir una gran cantidad de dinero junta para renovar toda la ropa de hogar a un tiempo.

¿Qué haríais vosotr@s? Invertiríais o no en un profesional?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *